El aceite de jazmín, un tipo de aceite esencial derivado de la flor del jazmín, es un remedio natural para mejorar el estado de ánimo, superar el estrés y equilibrar las hormonas. El aceite de jazmín se ha utilizado durante cientos de años en partes de Asia como remedio natural para la depresión, la ansiedad, el estrés emocional, la disminución de la libido y el insomnio.

Los estudios sugieren que el aceite de jazmín, cuya especie genérica se denomina Jasminum officinale, funciona influyendo positivamente en el sistema nervioso. A través de la aromaterapia o mediante su aplicación sobre la piel, los aceites de la flor de jazmín tienen efecto en una cantidad de factores biológico, incluyendo la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal, la respuesta al estrés, el estado de alerta, la presión sanguínea y la respiración.

Mucha gente conoce el aceite de jazmín como un afrodisíaco natural porque se dice que tiene un aroma “seductor” que puede aumentar la sensualidad. De hecho, el aceite de jazmín es a veces apodado “reina de la noche”, por el fuerte olor que desprende el jazmín por la noche y también debido a sus cualidades estimulantes de la libido.

¿Qué es el aceite de jazmín?

Tradicionalmente, el aceite de jazmín se ha utilizado en partes de China para ayudar a la desintoxicación del cuerpo y aliviar los trastornos respiratorios y hepáticos. También se utiliza para disminuir el dolor asociado con el embarazo y el parto. Éstos son algunos de los beneficios más bien investigados y conocidos del aceite esencial de jazmín al día de hoy:

  • Combate el estrés y la depresión
  • Reduce la ansiedad
  • Mejora el estado de alerta
  • Ayuda a combatir la fatla de energía o síndrome de fatiga crónica
  • Reduce una gran variedad de síntomas menopáusicos
  • Remedio natural para calambres y dolores menstruales
  • Ayuda con el sueño
  • Actúa como un afrodisíaco

¿Cómo se puede utilizar el aceite de jazmín?

El aceite de jazmín puede ser inhalado a través de la nariz o aplicado directamente a la piel.

No necesita ser combinado con un aceite portador y en su lugar se recomienda utilizar sin diluir para obtener los mejores resultados.

También puedes difundirlo en tu casa o combinarlo con otros aceites esenciales, lociones hidratantes o con aceite de coco para muchos otros usos de cuerpo y hogar, ya sea como un aceite de masaje hecho en casa, exfoliantes corporales, jabones y velas.

Aceite de Jazmín: Usos

1. Ayuda para la depresión y la ansiedad

Muchos estudios han reportado mejoras en el estado de ánimo y mejora del sueño después de usar aceite de jazmín, ya sea como un tratamiento de aromaterapia o por vía tópica en la piel, siendo una forma natural de aumentar los niveles de energía. Los resultados demuestran que el aceite de jazmín tiene un efecto estimulante y activador del cerebro y al mismo tiempo ayuda a mejorar el estado de ánimo.

Un estudio publicado en la revista Natural Product Communications encontró que el aceite de jazmín usado en la piel durante un período de ocho semanas ayudó a los participantes a sentir una mejoría en su estado de ánimo y una disminución en los dos signos físicos y emocionales de baja energía.(1)

2. Aumenta la excitación

En comparación con un placebo, el aceite esencial de jazmín provocó un aumento significativo de los signos físicos de la excitación, tales como la frecuencia respiratoria, la temperatura corporal, la saturación de oxígeno en sangre y presión arterial sistólica y diastólica – en un estudio realizado en mujeres adultas sanas. Los sujetos en el grupo de aceite de jazmín también se autoevaluaron como más alerta y más vigoroso que los sujetos del grupo de control. Los resultados del estudio indican que el aceite de jazmín puede aumentar la actividad autonómica y ayudar a elevar el estado de ánimo al mismo tiempo.(2)

3. Mejora la inmunidad y combate las infecciones

El aceite de jazmín contiene ingredientes activos tales como benzaldehído, ácido benzoico y benzoato de bencilo. Estos luchan naturalmente contra bacterias y virus dañinos en el cuerpo y en la piel, lo que ayuda a prevenir enfermedades, irritación, hongos e infecciones virales.

La inhalación de aceite de jazmín, ya sea directamente o mediante la difusión en el hogar, puede ayudar a limpiar las fosas nasales de bacterias y aclarar de mucosas, calmando los síntomas respiratorios. Su aplicación en la piel también puede reducir la inflamación, enrojecimiento, dolor y acelerar el tiempo necesario para curar heridas.

4. Ayuda con el sueño

¿Sientes que estás siempre cansado, pero tienes problemas para lograr un buen sueño? El aceite de jazmín exhibe un efecto calmante que puede actuar como un sedante natural y te ayudará a dormir mejor.

Un estudio de 2005 publicado en el European Journal of Applied Physiology encontró que el aroma a té de jazmín tiene efectos sedantes tanto en la actividad nerviosa autonómica como en el estado de ánimo. La inhalación de jazmín junto con lavanda ayudó a reducir el ritmo cardíaco y provocar sentimientos de calma y relajación, importantes para descansar mejor y evitar noches de insomnio.(3)

Para difundir aceite de jazmín en tu casa, combina varias gotas en un difusor junto con otros aceites calmantes, como el aceite de lavanda o aceite de incienso.

5. Disminuye los síntomas de la menopausia

El uso de aceite de jazmín, ya sea como un tratamiento de aromaterapia o aplicado directamente sobre la piel puede ayudar a disminuir los síntomas emocionales y físicos de la menopausia, y funcionar como un remedio natural para el alivio de la menopausia.

En un estudio publicado en la Revista de Medicina Complementaria y Alternativa basada en la evidencia, cuando las mujeres menopáusicas se aplicaron aceite esencial de jazmín en la piel durante un período de ocho semanas, mostraron mejoras en los niveles de energía, el estado de ánimo y los síntomas relacionados con la menopausia, como sofocos, dolores y depresión, en comparación con las mujeres que no estaban usando aceite de jazmín.(4)

6. Previene y trata los síntomas del síndrome premenstrual

Masajear aceite de jazmín sobre la piel o inhalarlo puede ayudar a reducir los síntomas del síndrome premenstrual, incluyendo dolores de cabeza, dolores de estómago, acné y otras afecciones de la piel.

7. Ayuda con los síntomas después del embarazo

El jazmín puede ayudar a aliviar los síntomas después del parto, incluyendo la ansiedad, la depresión, el dolor muscular y los bajos niveles de energía. También ayuda a equilibrar las hormonas de forma natural e incluso se ha utilizado tradicionalmente para aumentar la producción de leche materna. Además, la aplicación de aceite de jazmín sobre la piel puede ayudar a disminuir los signos de las estrías y prevenir la cicatrización.

8. Reduce las infecciones respiratorias

El aceite de jazmín puede ayudar a abrir las vías nasales y las vías respiratorias, y reducir el dolor asociado con los resfriados, gripes u otras enfermedades. Para crear un vapor natural para masajes, mezcla aceite de jazmín con un aceite portador como aceite de coco, y aceite de eucalipto. Masajea el pecho, las sienes, el cuello y cualquier otro lugar donde experimentes dolor.

9. Aumenta la concentración

La difusión de aceite de jazmín o su aplicación sobre la piel pueden ayudarte a despertar y aumentar la energía. Sus ingredientes activos ayudan a aumentar la frecuencia cardíaca, la temperatura corporal y la actividad cerebral que necesitas para el aprendizaje activo y la resolución de problemas. Prueba agregar aceite de jazmín a tu jabón baño y frótalo sobre la piel durante una ducha cada mañana para ayudar a facilitar tu día.

10. Promueve una piel sana y libre de manchas

El aceite de jazmín se considera un antibiótico y antiviral, por lo tanto, puede ayudar a calmar la irritación y la inflamación de la piel. Prueba mezclar aceite de jazmín en tu bálsamo labial, gel de ducha o loción corporal para reducir las manchas, curar rápidamente moretones, irritación o dolores asociados con picaduras de insectos o del afeitado. Sólo asegúrate de probar primero tu reacción a cualquier aceite esencial mediante la aplicación de una pequeña cantidad sobre una porción de piel con el fin de verificar si hay alergias.

11. Crea un aceite de masaje calmante o vigorizante

Dependiendo de con qué tipo de aceite lo combines, el aceite de jazmín puede ser vigorizante o calmante. Puede ayudarte a aumentar tu estado de alerta y tu excitación cuando sea necesario, pero también tiene un efecto relajante y reductor del dolor que hace que sea perfecto como aceite de masaje.

12. Perfume natural para mejorar el estado de ánimo

En lugar de utilizar perfumes comprados en la tienda, prueba frotando aceite de jazmín sobre las muñecas y el cuello como una fragancia natural y libre de químicos. El aceite de jazmín tiene un aroma cálido y florido similar a muchos perfumes de mujer. Un poco de aceite da grandes resultados, por lo que sólo debes utilizar una o dos gotas en un primer momento, y mezclar con un aceite portador para bajar la intensidad del aroma si lo deseas.

Aceite de jazmín: Investigación, compuestos únicos y estudios

La flor de jazmín, un miembro de la familia Oleaceae, han llamado la atención de los investigadores por su efecto positivo en las hormonas y la actividad del sistema nervioso.

Un estudio de 2013 publicado en la Revista de Investigación de la Salud probó los efectos del aceite esencial de jazmín sobre el estado de ánimo en 20 voluntarios sanos y encontró una mejora en actividad de ondas cerebrales que ayudan a regular el estado de ánimo. El aceite de jazmín fue inhalado por todos los participantes en el estudio, y luego se pusieron a prueba las funciones del sistema nervioso central y sus respuestas sobre el estado de ánimo. Los participantes tuvieron electrodos colocados en la cabeza y también completaron cuestionarios personales.

En comparación con los resultados de los electrodos y del cuestionario antes de la inhalación de aceite de jazmín, los resultados después de usar el aceite de jazmín mostraron una mejora significativa en las respuestas cognitivas y emocionales. Los investigadores observaron niveles de actividad en energía de las olas beta mejorados en las regiones centro anterior e izquierdo posterior del cerebro, que ayudan a controlar las emociones y las respuestas al estrés. Los participantes informaron que sintieron un aumento en los pensamientos y sentimientos positivos – incluyendo una reducción del estrés, una sensación de renovación activa, despierta y romántica.(5)

Otros estudios demostraron que el aceite de jazmín se encuentra entre un grupo de aceites esenciales que ayudan a equilibrar los niveles hormonales, al actuar como fitoestrógenos, componentes de las plantas con una estructura fenólica similares a los estrógenos. Esto le da a los aceites de grado terapéutico, incluyendo el aceite de jazmín, la capacidad de ayudar a corregir problemas durante la menopausia, el síndrome premenstrual y otros problemas relacionados con las hormonas.

Por ejemplo, después de probar en mujeres 11 síntomas comunes relacionados con las fluctuaciones hormonales – incluyendo sofocos vasomotores, insomnio, nerviosismo, debilidad y dolores de cabeza – los investigadores encontraron que la aromaterapia y los masajes con aceites de fitoestrógenos ayudaron a disminuir los síntomas sin causar efectos secundarios negativos.(6)

Además, se cree que el aceite de jazmín tiene propiedades antivirales, antibióticas y antifúngicas que hacen que sea eficaz para aumentar la inmunidad y luchar contra enfermedades. De hecho, el aceite de jazmín se ha utilizado como un tratamiento de medicina popular contra la hepatitis, diversas infecciones internas, además de trastornos de las vías respiratorias y de la piel durante cientos de años en Tailandia, China y otros países asiáticos. Los estudios fitoquímicos demuestran que los glucósidos secoiridoides del aceite de jazmín son ingredientes activos primarios que combaten las células dañinas y aumentan la función inmune. (7)