Aceite esencial de almendras. Tu piel lo necesita. Tu corazón lo necesita. Incluso tu colon lo necesita! El aceite de almendra toma el poder nutricional de las almendras y lo transforma en un aceite terapéutico de gran alcance con beneficios increíbles.

Si bien existen dos tipos almendras que generalmente se utilizan para crear el aceite esencial de almendras, el que se utiliza para la mayoría de los propósitos cosméticos y homeopáticos es el aceite de almendras dulces. Pero no te dejes engañar por el nombre: el aceite de almendras dulces es una sustancia dinámica que es cualquier cosa menos dulce. De hecho, ayuda a combatir el colesterol malo, la piel seca e incluso enfermedades cardiovasculares – lo que es, por supuesto, una gran noticia!

El aceite de almendra presenta no sólo una variedad de beneficios, sino también un poco de historia fascinante y varios usos no convencionales. Por ejemplo, ¿sabías que se ha presentado como una fuente alternativa de biocombustible renovable? ¿O que las mascotas pueden beneficiarse usando aceite de almendras también? Incluso se ha demostrado que puede prevenir la diabetes y el cáncer, además de promover el cuidado de la piel.

Tendrás que seguir leyendo para descubrir cómo… pero digamos por ahora que el aceite de almendra dulce no es para nada tímido cuando se trata de la salud, la belleza y la vida en general.

Aceite Esencial de Almendras: ¿De dónde proviene?

La almendra, o Prunus dulcis (también conocida como Amygdalus communis L.), se originó en el sudoeste de Asia y el Oriente Medio, cerca del río Indo, en Pakistán. Prunus dulcis y sus sinónimos se refieren oficialmente al árbol con el cual se cultivan las semillas de almendra comestibles.

Aunque comúnmente se agrupa con otros frutos secos como las nueces de la India, la que conocemos como almendra es en realidad una “drupa”, una fruta con un casco exterior que encierra un depósito con la semilla en su interior.

El cultivo de almendra surgió cuando, hace varios siglos, los agricultores comenzaron a identificar y escoger el tipo de almendra dulce, aunque no se conoce el momento exacto en que el hombre fue capaz de seleccionar correctamente las almendras dulces sobre su hermana amarga. Las almendras amargas se utilizan ocasionalmente en forma de aceite, pero está ampliamente entendido que la almendra amarga es tóxica en dosis altas e incluso pequeñas, ya que contiene cianuro. En occidente, todas las almendras cultivadas y distribuidas comercialmente son almendras dulces.

Curiosamente, hay algunos usos y beneficios del aceite de almendra amarga que puedan aprovecharse con la supervisión de un médico. Cuando el cianuro ha sido extraído del aceite de almendra amarga, tiene propiedades antivirales, antibacterianas, anti-picazón, antifúngicos y antiespasmódicas.

Al igual que con la mayoría de los alimentos, las almendras tienen variedades dentro de sus categorías generales. Mientras que las variedades de almendras dulces disponibles en los EE.UU. se cultivan en California, las almendras Marcona están creciendo en popularidad, un producto especial producido exclusivamente en España. Para cocinar, las almendras Marcona son aún más dulces que las almendras estándar, más grasosas y con una textura “húmeda”. Cuando se extrae el aceite, las diferentes variedades de aceite de almendras dulces pueden ser sutilmente comparadas, pero todas las almendras dulces tienen básicamente el mismo valor nutricional.

Datos Nutricionales del Aceite de Almendras

La investigación demuestra que las grasas saludables (insaturadas) de las almendras, junto con la fibra y varios minerales, ayudan a reducir el colesterol y reducen el riesgo de enfermedad cardiovascular y la diabetes. Las almendras también son utilizadas en la pérdida de peso corporal y la administración de glucosa, y se sabe que tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Cien gramos de aceite de almendras contienen 60 unidades internacionales de vitamina E, 200 por ciento de la cantidad diaria recomendada. Aparte de una pequeña cantidad de vitamina K, otras vitaminas y minerales se encuentran sólo en cantidades insignificantes en el aceite de almendras. En general, sus beneficios se encuentran en muy densas cantidades de grasa saturada.

Beneficios del Aceite de Almendra

1. Regula el colesterol

Uno de los beneficios más conocidos del aceite de almendras es su capacidad para regular el colesterol. El consumo regular de aceite de almendras aumenta el colesterol HDL (conocido como colesterol “bueno”), reduce el colesterol LDL (colesterol “malo”) y, en general disminuye los niveles de colesterol totales, de forma natural.

Entre el alto contenido de grasas insaturadas (que ya es muy bueno para tus niveles de colesterol) y vitamina E, el aceite de almendras permite que el oxígeno y los nutrientes fluyan libremente a través de la sangre, lo que significa que tu corazón te agradecerá cada dosis de aceite de almendras.

2. Reduce el riesgo de enfermedades del corazón

No sólo puedes esperar ver mejoras en tus niveles de colesterol incluyendo el aceite de almendras como parte regular de tu dieta, sino que también puedes esperar un menor riesgo de enfermedad cardiovascular, según un estudio de 2014 publicado en la Revista de Investigación en Ciencias Médicas. Las enfermedades del corazón, como el colesterol alto y muchos otros problemas de salud, a menudo es causada por la inflamación crónica. Los alimentos antioxidantes y anti-inflamatorias, por lo tanto, en general, reducen el riesgo de muchas afecciones comunes.

Si ya te encuentras en riesgo de enfermedad cardiaca coronaria, te recomiendo añadir el consumo regular de aceite de almendras a tu dieta. Esto, junto con el consumo de alimentos ricos en azufre (tales como los huevos o la col rizada) y buenos ácidos grasos omega-3, debería ayudar a reducir la inflamación en tu cuerpo y mantener tu corazón sano.

3. Protege contra la diabetes

La diabetes ocurre cuando el nivel de azúcar en la sangre se eleva debido a que el páncreas u otras células son incapaces de producir insulina adecuadamente. Las almendras y el aceite esencial de almendras han demostrado ayudae a regular los niveles de azúcar en la sangre e incluso prevenir la diabetes!

En un estudio de la Universidad de Purdue, los investigadores encontraron que consumir almendras en el desayuno (en forma de almendras enteras, mantequilla de almendra, harina de almendra o aceite de almendras) disminuye los niveles de azúcar en la sangre e hizo a los participantes sentirse sientan más satisfechos, evitando la segunda comida de colación que muchos pacientes diabéticos o en etapa de prediabetes experimenta. De hecho, en ese estudio en particular, el aceite de almendras produjo, así como las almendras enteras un incremento en la producción de insulina después de la primera comida (incluso mejor que la harina de almendras y mantequilla de almendras!).

Otro ensayo realizado por la Clinical Nutrition and Risk Factor Modification Center at St. Michael’s Hospital en Toronto sugiere que las almendras, junto con alimentos ricos en hidratos de carbono (es decir los alimentos con un alto índice glucémico), pueden disminuir el nivel de glucemia de una comida en general, y así ayudar a aquellos con resistencia a la insulina o en riesgo de diabetes a regular sus niveles de azúcar en la sangre.

4. Promueve un peso saludable

Una dieta enriquecida con almendras también puede ayudar a perder kilos de más y bajar de peso rápidamente. Una gran cantidad de informes han demostrado que las personas que consumen almendras (y/o aceite de almendras) como una parte regular de su dieta muestran una mayor pérdida de peso que las personas con una dieta idéntica sin almendras.

Una preocupación común de la gente que introduce productos de almendra en sus dietas es el potencial aumento de peso, pues las almendras son ricas en grasa. Sin embargo, la percepción de que una dieta baja en grasa es beneficiosa es en realidad un mito! Una dieta equilibrada incluye un montón de alimentos de origen vegetal y grasas saludables – no menos importante ya que las grasas nos ayudan a sentir satisfechos cuando terminamos de comer.

5. Mantiene colon y recto saludables

Quizás la salud de recto no sea el tema favorito de todo el mundo. Pero seamos honestos, los problemas del colon y otras áreas del aparato digestivo pueden ser un dolor en el… bueno, queda claro. El aceite de almendra es muy eficaz para ayudar a mantener saludable esa región en particular.

Por ejemplo, el consumo de almendras reduce el riesgo de cáncer de colon. Una inyección de aceite de almendra es también el primer método de tratamiento para curar el prolapso rectal en niños. En un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo, en Egipto, los pacientes con prurito anal idiopático (un prurito inexplicable de la región anal que no se puede curar con medicamentos) recibieron inyecciones de aceite de almendras. Casi el 93 por ciento de los participantes fueron curados de forma permanente después del primer tratamiento, y los pacientes que debieron pasar por una breve remisión para repetir el proceso se curaron después de sus segundo tratamiento.

Si estás necesitando un laxante suave y natural para aliviar el estreñimiento, también puedes beber dos cucharadas de aceite de almendras al día (o vertir sobre ensaladas o verduras). Algunas investigaciones incluso sugieren una correlación entre el aceite de almendras y un alivio del síndrome del intestino irritable.

6. Se usa para tratar dolores de oído

Los dolores de oído son un problema común, especialmente entre los niños, y las causas varían. Hay muchas opciones homeopáticas para aliviar el dolor de oído y tratar las infecciones del oído. Uno de estos remedios naturales para una infección de oído es el aceite de almendra dulce, conocido por su rápida acción en el alivio del dolor de oído.

Se utiliza para ablandar la cera del oído y aliviar la obstrucción de los conductos de ventilación dentro del oído. De hecho, el aceite de almendra dulce, a diferencia de muchos otros suavizantes de cerumen, ha demostrado ser seguro para el oído, incluso si hay cortes microscópicos en el interior (ya que muchos otros suavizantes de cerumen tienden a causar infección si se expone a las abrasiones microscópicas dentro del oído).

Basta con calentar una cucharada de agua, poner dos o tres gotas de aceite esencial de almendras en la cuchara y colocarlo en el oído afectado, permitiendo que el aceite baje por el canal auditivo.

7. Es ideal para la piel y el cabello

Uno de los beneficios más conocidos del aceite de almendras es su capacidad para conservar la apariencia de la piel y el cabello! Es un aceite suave, hipoalergénico, que es seguro para la piel sensible, incluyendo la piel de bebé. La absorción es mejor cuando el aceite se calienta a temperatura corporal antes de la aplicación. También es una gran idea combinarlo con algunos aceites esenciales para el triple de acción: Aceite de mirra y aceite de rosa son dos elementos esenciales que también mantendrán tu piel con un aspecto saludable.

Probablemente debido en gran parte a sus propiedades antioxidantes, el aceite de almendras dulces se sabe que protege la piel contra el daño de la radiación UV y mantiene la piel suave y flexible. Un estudio realizado en 2007 por los Departamentos de Farmacia de la Universidad de Hamdard en la India encontró que logra prevenir el daño UV inicial y frenar los efectos de los rayos UV después de ocurridos.

El aceite de almendra tiene una textura ligera y se absorbe fácilmente en la piel. Se puede utilizar para limpiar suavemente desechos de las profundidades de los poros y los folículos de la piel, y también puede ayudar a prevenir el acné debido a su contenido de vitamina A. Puedes incluso crear un exfoliante facial natural utilizando azúcar mezclada con aceite de almendras dulces, seguro incluso para las personas con piel sensible.

¿Sufres de ojeras? Cuando se aplican unas gotas de aceite caliente por debajo del párpado inferior antes de acostarse, se puede amanecer con ojos lúcidos y menos hinchados. Aplicado en toda la cara, el aceite de almendras también puede retrasar los signos generales de envejecimiento, ya que renueva las células de la piel facial.

¿Psoriasis o eczema? Por suerte, el aceite de almendras es un remedio natural para estos dos problemas, causados por múltiples factores, incluida la mala digestión. Como otros remedios naturales y seguros para el tratamiento de estas afecciones de la piel, el aceite de almendras ayuda a aliviar la inflamación, el picor y enrojecimiento de la psoriasis o eczema.

Otras ideas del cuidado de la piel y de belleza con aceite de almendras incluyen usarlo como un removedor de maquillaje, curar los labios agrietados, reducir las capas no deseadas de bronceado y aplicar sobre el cabello como un sustituto de acondicionador sin enjuague.

Historia del Aceite de Almendra y Datos de Interés

Durante siglos, la gente ha utilizado aceite de almendras por sus beneficios multifacéticos increíbles. Sus usos en el tratamiento de enfermedades de la piel, como la psoriasis y el eczema, se enseñaban en la antigua China, en escuelas ayurvédicas de medicina.

Existen un montón de usos interesantes para el aceite de almendras más allá de sus funciones medicinales y cosméticas. Como he mencionado anteriormente, el aceite de almendra recientemente ha sido probado como combustible biodiesel potencialmente beneficioso. También puede tratar la dermatitis en perros y se ha utilizado como ingrediente en una pasta de dientes totalmente natural, no abrasiva y que libra los dientes de la placa sin desgastar el esmalte. Se utiliza incluso como un acondicionador de madera en algunos instrumentos de viento de madera, como el oboe y el clarinete.

El aceite de almendras también tiene potencial en los esfuerzos humanitarios en los países en desarrollo. El fosfuro de aluminio (ALP) es un pesticida utilizado para proteger el arroz durante el almacenamiento en muchas áreas del mundo en desarrollo. Sin embargo, el ALP es tóxico y es una de las causas más comunes de intoxicación y, a veces de suicidio, especialmente en la India e Irán.

Recientemente, los científicos de la Universidad de Teherán de Ciencias Médicas en Irán probaron el uso de aceite de almendras dulces (tomado por vía oral) y demostró ser un antídoto eficaz para el ALP, lo que reduce significativamente el número de muertes en las personas expuestas. Este es un descubrimiento increíble, pues hasta hoy no se había encontrado ningún otro antídoto eficaz para el ALP.

Cómo Usar el Aceite de Almendra

Es fácil de usar el aceite de almendras en una variedad de maneras en tu vida diaria. El aceite de almendra es lo suficientemente ligero para usar directamente sobre la piel, aunque no se recomienda generalmente como una crema hidratante facial total, ya que puede causar exceso de grasa no deseada en la cara. También se puede aplicar directamente al cabello.

Para ingerir aceite de almendras, simplemente bebe de dos a cuatro cucharadas, preferiblemente una cucharada caliente, ya que se absorbe más rápidamente en el sistema si su temperatura es más cercana a la temperatura natural del cuerpo. También puedes mezclarlo en una bebida de proteína o rociarlo en ensaladas, verduras o patatas. Incluso se puede cocinar con este aceite! Se hace humo a 220 grados Celsius, por lo que es seguro para usar en frituras, al hacer papas fritas o para cocinar en general.

Otro uso del aceite de almendras es diluir sus aceites esenciales en su forma más pura para hacerlos seguros para la aplicación directa en la piel. Cuando se utiliza de esta manera, el aceite de almendra se considera un aceite portador. Hace un buen portador debido a su olor suave y a que no se evapora fácilmente.

Precauciones con el Aceite de Almendras

Mientras que el aceite de almendra dulce es generalmente seguro, hay algunas precauciones a tener en cuenta al introducirlo en tu dieta y estilo de vida. En primer lugar, cualquier persona con una alergia a las nueces debe evitar el consumo de aceite de almendras u otros productos de almendra. Un estudio de investigación de la Universidad de Texas Tech también sugiere una interacción negativa entre el aceite de almendras y el alcohol. Si tienes pancreatitis, también es posible que desees evitar el consumo de productos de almendra.

Como se mencionó anteriormente, la hermana de las almendras dulces, el aceite de almendras amargas, nunca debe utilizarse sin la supervisión directa y la dirección de un médico. Y no olvides consultar a su médico de cabecera antes de usar aceite de almendras para tratar o prevenir enfermedades, especialmente si ya estás tomando medicamentos, pues tiene potencial para interactuar con ciertos medicamentos, como los tratamientos que reducen el colesterol o la diabetes.