Un artículo en Healthy Holistic Living  habla sobre algunos componentes que le dan a los aceites esenciales sus propiedades terapéuticas.  Por ejemplo, algunos aceites esenciales tienen enormes cualidades antioxidantes.

De acuerdo con este artículo, una onza de aceite de trébol tiene una capacidad antioxidante equivalente a 450 libras de zanahorias. Los aceites esenciales también contienen tres tipos diferentes de terpenos, cada uno de los cuales posee sus propios beneficios:

  • Los fenilpropanoides tienen una actividad antibacterial, fungicida y antiviral. Como afirma el artículo, los fenilpropanoides limpian las zonas receptoras de las células. Sin zonas receptoras limpias, las células no se pueden comunicar y el cuerpo tiene un mal funcionamiento, que ocasiona enfermedades”. Los aceites que contienen este tipo de terpeno son: el trébol, casia, albahaca, canela, orégano, anís y menta
  • Los monoterpenos, que se encuentran en la mayoría de los aceites esenciales, ayudan a “reprogramar información mal escrita en la memoria celular”, de acuerdo con el artículo mencionado
  • Los sesquiterpenos ayudan a distribuir el oxígeno en los tejidos, el cual dificulta la sobrevivencia de virus, bacterias, e incluso de las células cancerígenas. Los aceites esenciales que contienen sesquiterpenos son la madera de cedro, vetiver, nardo, sándalo, pimienta negra, pachuli, mirra, jengibre e incienso de la planta Boswellia

¿Qué son los terpenos y los terpenoides?

Los terpenos son una amplia clase de compuestos orgánicos de origen natural; también se conocen como isoprenoides, ya que su estructura se basa en la repetición de unidades de isopreno (C5H8). Los terpenos son los principales componentes de la resina de las plantas y de los aceites esenciales extraídos de dichas plantas.

Los terpenos son hidrocarburos básicos, mientras que los terpenoides contienen grupos funcionales adicionales que podrían estar comprendidos de una variedad de elementos químicos. Sin embargo, es común que el término “terpeno” incluya también a los terpenoides en muchos de los escritos existentes. Los terpenoides, también llamados isoprenoides, son el mayor grupo de compuestos orgánicos encontrados hasta el momento, comprende al menos 20.000 moléculas diferentes.

La regla del isopropeno

El limoneno, que se compone de dos unidades de isopreno enlazadas, se puede expresar como (C5H8)2, lo que equivale a C10H16. Otros terpenos también tienen esta estructura, pero las dos unidades de isopreno están dispuestas de manera diferente; en conjunto, se conocen como monoterpenos (el prefijo mono se refiere al número de unidades de terpeno completas, es decir, una unidad de terpeno es igual a dos unidades de isopreno).

Los terpenoides con tres unidades de isopreno enlazadas son conocidos como los sesquiterpenos (sesqui significa 1,5), y los que tienen cuatro son diterpenos, y así sucesivamente. La fórmula (C5H8)n, donde n es el número de unidades de isopreno enlazadas, se conoce como la regla del isopreno, y es un componente o elemento constitutivo muy común en la naturaleza.

La planta de cannabis produce cannabinoides a través de una complicada serie de reacciones químicas en las que se cree que están implicados los terpenos como “elemento constitutivo”. Los cannabinoides son conocidos como compuestos terpenofenólicos, ya que se componen de bloques de terpeno unidos a grupos de fenol (C6H6O); como los terpenos son los precursores de los cannabinoides, una gran cantidad de terpenos es generalmente signo de altos niveles de cannabinoides.

El limoneno

El limoneno es el monoterpeno principalmente responsable de la fragancia de las frutas cítricas—concretamente, el isómero D. El d-limoneno posee una fuerte fragancia a naranja en su forma aislada, y se usa de manera generalizada como aditivo del sabor en la producción de alimentos y como compuesto aromático en perfumería. También se utiliza como medicina alternativa, debido a que se ha observado que puede reducir la acidez y el reflujo del ácido gástrico.

El linalol

El linalol es un monoterpenoide cuya fórmula química es C10H18O; se encuentra en cientos de especies de plantas incluyendo la menta, el laurel, la canela, el abedul, y algunos cítricos. El linalol es una molécula quiral, lo que significa que tiene dos enantiómeros, o dos isómeros ópticos, pareja de compuestos en la que uno es imagen especular del otro y no son superponibles.

El enantiómero “izquierdo” es conocido como S-linalol, se encuentra en el cilantro, la palmarosa y en la naranja dulce, y tiene un aroma dulce y floral; el enantiómero “derecho” es conocido como R-linalol, se encuentra en la lavanda, la albahaca y el laurel, y cuenta con un aroma astringente a madera.

La principal función medicinal del linalol es la de ansiolítico—una sustancia que reduce la ansiedad. La lavanda se ha utilizado como calmante durante miles de años, y los últimos ensayos en ratas han confirmado sus efectos sedantes, y relajantes para el sistema locomotor.

Otros terpenos y terpenoides

El eucaliptol, un monoterpenoide, es abundante en la naturaleza. Así como en el cannabis, se encuentra en el eucalipto, el árbol de té, las hojas de laurel, la albahaca y la salvia; es muy conocido por sus propiedades antisépticas, antibacterianas y antiinflamatorias.

Se sabe que G-terpineno, un monoterpeno encontrado en varias frutas cítricas y hierbas como el orégano y la mejorana, tiene propiedades antioxidantes.

B-cariofileno, un sesquiterpeno que se encuentra en el clavo, el romero y el lúpulo, muestra efectos antiinflamatorios y se ha demostrado que actua como agonista selectivo del receptor CB2

El nerolidol, presente en el neroli o flores de naranjo, jengibre y jazmín, es un sesquiterpenoide con un aroma amaderado fresco; se está investigando en la actualidad tanto como facilitador para la administración transdérmica de fármacos (por su capacidad de penetrar en la piel) como inhibidor de los protozoos de Leishmania.

El guaiol es un sesquiterpenoide encontrado en el ciprés y Guaiacum (un género de cinco arbustos de crecimiento lento y de árboles nativos de las Américas tropicales); el propio guaiacum se ha utilizado como tratamiento para la tos, la artritis y la sífilis durante siglos.

www.healthy-holistic-living.com/essential-oil-antibiotics-html.html